LA BAJADA DEL CRISTO DE LA EXALTACIÓN

El Santo Cristo fue encontrado por los habitantes de Cacalchén hace más de 200 años en una noria de la hacienda Ruinas de Aké y transportado para su veneración a la ciudad de Cacalchén, Yucatán. Sin embargo de manera inexplicable la imagen regresaba al lugar en donde fue hallado y por tal motivo se decidió dejarlo en ese ejido y transportarlo año con año a esta ciudad para realizarle sus festejos y gremios.

La historia de la imagen menciona en un pasaje que los dueños de la hacienda en su momento negaron el permiso de bajarlo y transportarlo a Cacalchén para que se le realizaran sus novenarios, sin embargo después de esta negativa empezaron a morir sus cultivos, por lo que tuvieron que llamar a sus custodios para que se cumpliera con la tradición. En la actualidad cada sábado de gloria miles de habitantes de la comunidad de Cacalchén cumplen con la tradición de bajarlo y transportarlo a lo largo de 13 kms de un camino de terracería para cumplir con esta tradición con mucha fé y devoción.

Fondo-Ruinas-de-Ake